Ataehir escort Maltepe escort Kartal Escort mraniye Escort Tuzla Escort ekmeky Escort

ANSES pagó comisiones por $540.000 al fondo de inversión del ministro Luis Caputo

Compartir

La cifra se abonó en concepto de comisión por colocaciones en Lebacs, a partir de una decisión del comité ejecutivo del Fondo de Garantía se Sustentabilidad (FGS).

Más trabajo para la Oficina Anticorrupción de Laura Alonso y la justicia. Es que una vez más parece haber un caso de un dirigente de Cambiemos de los dos lados del mostrador -o conflicto de intereses- en el Gobierno de Mauricio Macri, sucedido en mayo de 2016: la ANSES que integraba el entonces secretario de Finanzas, Luis Caputo, le pagó $540 mil en comisiones al fondo de inversiones del empresario y actual ministro de Finanzas, Luis Caputo.

¿Cómo pasó? Según se reveló en un artículo de LetraP, la empresa Axis Sociedad Gerente de Fondos Comunes de Inversión, creada y manejada por “Totó” Caputo hasta días antes de la asunción de Macri, intervino en una operación regular de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES). Por esta participación, la firma se llevó $540.000 del Estado a través del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS), que también integraba entonces el funcionario PRO.

La ANSES abonó ese monto a la firma propiedad de Caputo hasta la llegada de Cambiemos al Gobierno en concepto de comisión por colocaciones en Lebacs, a partir de una decisión del comité ejecutivo del FGS que el propio funcionario integraba. En la votación del organismo, que tuvo lugar en mayo de 2016, el actual ministro evitó expresar su preferencia y “se limitó a tomar nota”, según indicó el ente previsional.

Según la nota del mismo medio, el gobierno nacional tardó cuatro meses en terminar de responder al pedido de información pública realizado. Esa dilación podría estar vinculada, más allá del polémico rol de Caputo, con que ya es poco frecuente que el FGS haya apelado a un intermediario para invertir en letras del Banco Central.

Es decir, el Estado -a través de ANSES- compró papeles del Estado -Banco Central- y, para ello, prefirió solicitar la intermediación de una pequeña firma privada creada por uno de los funcionarios encargados de dirigir la operación, que además luego fue parte de la votación en que el Estado pagó esa participación privada.

De acuerdo a lo informado en su momento por la revista Noticias, el fondo Axis Ahorro Plus destina el 80% de su cartera a Lebacs y el restante 20% a plazos fijos y otros fondos, conceptos de bajo riesgo que tampoco necesitan intermediarios para un actor de tanto peso como la ANSES.

El saldo neto de la inversión canalizada por Axis fue de $90.115.538, informó el ente que administra los fondos de los jubilados. El acuerdo entre la ANSES y la firma que pertenecía a Caputo estableció una comisión de 0,6% sobre la rentabilidad, que representó $540.693 que se quedó la empresa que creó “Totó”, el hermano de “Nicky” Caputo, quien es el mejor amigo de Macri.

El aparente caso de conflicto de intereses entre el Caputo funcionario y el Caputo empresario llegó a la justicia, ya que Gabriel de Vedia, titular de la Fiscalía de Investigación de Delitos de la Seguridad Social, denunció lo ocurrido en septiembre pasado y la causa quedó radicada en el juzgado federal de Luis Rodríguez.

Además del actual ministro de Finanzas, la acusación de De Vedia alcanzó al director ejecutivo de la Anses, Emilio Basavilbaso; al exdirector del organismo Luis María Blaquier, al viceministro de Hacienda, Pedro Lacoste, y al exsecretario de Hacienda Gustavo Marconato. También fueron denunciados como personas jurídicas el Fondo Común de Inversión Axis Ahorro Plus y el Deutsche Bank, que actúa como despositario.

Caputo, quien negoció en nombre del Estado argentino el pago de la deuda demandada por los fondos buitre y quedó expuesto el año pasado por la filtración Paradise Papers al revelarse su participación en otros fondos de inversión que poseían deuda argentina, considera que quedó exento de responsabilidad al haber vendido, en diciembre de 2015, sus acciones en Axis, y al haber evitado, cinco meses después de convertirse en secretario de Finanzas, levantar la mano a la hora de decidir la inversión en la empresa por él creada.

Compartir

Deja un comentario

Arrriba