Los ejercicios de Kegel para vivir mejor

Es frecuente que realicemos ejercicio físico para mantener un cuerpo saludable con músculos tonificados, que además de brindarnos un físico de aspecto bello también nos beneficiará a largo plazo dado que aquellas personas que practican actividad física habitualmente disfrutan de una vejez con pocas complicaciones. De esta forma, previenen muchísimas enfermedades relacionadas con la edad y la vida sedentaria.

En esta ocasión me gustaría hablarles sobre los beneficios de los ejercicios de Kegel: son específicos para los músculos vaginales. Como no es un músculo que se vea ni se muestre generalmente no lo ejercitamos, pero una serie de estos ejercicios diarios nos traerá múltiples beneficios.

Los ejercicios de Kegel son una serie de contracciones y relajaciones de los músculos pubococcígeos que ayudan a tonificar los músculos de la pelvis.

Si no sabés cómo hacer para contraer estos músculos, lo que podes hacer para descubrirlo es lo siguiente: cuando vas al baño a orinar, corta por un segundo el chorro de orina, mientras lo hacés prestá atención a qué haces para lograrlo, y repetilo.

Una vez que te diste cuenta podés realizarlo en cualquier momento del día, así de sencillo, solo tienes que contraer y relajar los músculos. Es recomendable hacerlo 30 veces por día en forma regular y constante. Lo podés hacer mientras caminás, estando en el trabajo, hablando por teléfono, en la fila del supermercado, en el semáforo, cocinando o cuando quieras ya que nadie va a notar que lo estás haciendo.

Estos ejercicios fortalecen los músculos pubo coxígeos, los músculos del piso pélvico; mejoran el funcionamiento del esfínter uretral y por lo tanto disminuyen las pérdidas de orina. Se recomienda en mujeres embarazadas para facilitar el parto ya que se ha notado que las mujeres que los realizan tienen partos más fáciles con mucha menos predisposición a sufrir desgarros.

La práctica habitual tiene efectos beneficios sobre el placer sexual, además previene el prolapso (caída de los órganos pélvicos como el útero y la vejiga), también disminuyen los efectos de la menopausia sobre la musculatura pélvica.

Se pueden realizar los ejercicios de forma lenta: sería intentando mantener la contracción durante cinco segundos, ejercicio que resulta difícil para principiantes. Comenzá con una serie de diez repeticiones, diez veces por día y podes ir aumentándolas cada semana.

Es cierto que estos músculos no se ven, los resultados no se ven a simple vista, pero son muy recomendables por sus diversos beneficios.

Lic. Yanina Cotarelo

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Email this to someone

Responder

Acceder | Designed by VVPWEB